6 Consejos para cuidar la piel y el pelo de tu perro

ampliada consejos

1. Una buena alimentación es esencial. La alimentación es el factor más influyente en el aspecto y salud de su piel y pelo. En cuestión de semanas con una buena alimentación el aspecto de su pelo y su piel mejoran de manera significativa.
Si nota en su mascota una piel más escamosa y el pelaje seco e hirsuto es muy probable que esté sufriendo una deficiencia en su alimentación. La falta de suficientes ácidos grasos omega-3 y 6 en la alimentación es a menudo la causa de las escamas excesivas en la piel de los animales. Los perros y gatos necesitan omega-3 en abundancia para estar saludables. Küme, posee en su formulación elevados niveles de ácidos omega-3 provenientes de aceite de pescados azules de mares fríos y profundos, muchísimo más biodisponible (asimilable) que los omegas-3 provenientes de fuentes vegetales tales como la chía, etc.
Es importante que el alimento posea en su formulación: biotina, que ayuda a prevenir la aparición de dermatitis seborreicas y zinc-mationina para mantener la vitalidad del manto piloso.

2. Realizar baños regularmente cada 6 u 8 semanas, con un buen shampoo especial para caninos sanos, en el caso de alguna enfermedad de piel hay que recurrir al Médico Veterinario para que éste indique el tratamiento adecuado.

3. Mantener una desparasitación externa contra pulgas y garrapatas que debe ser prescripta por su Veterinario de confianza.

4. Un buen cepillado ayudan a cuidar la piel y el pelo del perro, esto estimula la circulación de la piel mejorando la irrigación del folículo piloso, lo que se traduce en más brillo y sanidad de la piel. Los cepillos deben ser seleccionados de acuerdo a al tipo de pelo de su animal. Esto para el perro es gratificante y los relaja.

5. Los masajes en la piel también favorecen la circulación sanguínea, idealmente hacerlo de manera regular, un buen masaje relajante es bueno para la salud de su piel.

6. El ejercicio físico regular en animales sanos, mejora la oxigenación y por ende la circulación. Esto favorece no solo la piel y el pelo sino la salud en general del animal.