Los efectos de una nutrición adecuada

nutricion adecuada

Entrevista realizada el Dr. Daniel Pampin en Revista 2+2

“En la Argentina los perros comen bien, pero se alimentan mal”, disparó Daniel Pampin, socio en la empresa de alimentos balanceados Küme y experto en nutrición animal.
Con esa afirmación, inició su ponencia repasando el pasado, presente y futuro de un rubro central en el bienestar de los animales.
Pampin, con 40 años de experiencia en la industria, destacó la importancia de una buena nutrición para mejorar y extender la calidad de vida de perros y gatos.
“La nutrición es uno de los 4 aspectos donde se sustenta la calidad de vida de las mascotas. De nada me sirve tener la mejor genética si el animal come mal”, afirmó. Y agregó: “Un perro que consume alimento casero muere joven y generalmente por problemas renales”.
A lo largo del tiempo, los alimentos para animales de compañía fueron evolucionando, desde el pelletizado de la década del ’70 (cuando la producción rondaba las 50 toneladas mensuales), a la oferta actual, más sofisticada y con volúmenes que oscilan en torno a las 50.000 toneladas mensuales…, muchos son los cambios que se produjeron en el camino.

Además el titular de Küme (kume.com.ar) recordó los inconvenientes que suponían los pelletizados en materia de diarreas, atenuados con la llegada en la década del 80 de la primera extrusora a la Argentina.
“Una década después, se abrió la puerta a los importados de la mano de los criadores, con buena palatabilidad y aceptación por parte de las mascotas. Luego, los mismos se volcaron al canal comercial a través de las veterinarias. Eran extremadamente caros, pero obligó a la industria local a salir a buscar tecnología e ingredientes de punta”, reconoció Pampin.
Ya en los últimos años de la Convertibilidad, los números de la industria eran sorprendentes. A tal punto, que el consumo de las categorías súper Premium llegó a representar un sexto del volumen total e igualar los niveles de consumo de países como Francia.
Con la crisis, esa cifra cayó al 4%, para luego comenzar una etapa de recuperación que lo ubica en torno al 11% en la actualidad.
“En los últimos años se tomó conciencia que –tal como sucede con las personas- los perros son lo que comen. Si come mejor alimento, vivirá más años; de lo contrario, sufrirá las consecuencias. Por eso el Médico Veterinario tiene que intervenir más activamente en la elección del alimento de sus pacientes. Hay que ejercer el liderazgo de opinión que tenemos como profesionales; se supone que sabemos más que quien va a comprarlo”, señaló el fundador de Küme.