Por qué utilizamos en Küme Perros y Gatos condroitín sulfato y glucosamina para fortalecer las articulaciones

condroitin

Ambas son sustancias condroprotectoras que intentan reparar el deterioro de los cartílagos articulares.

Dicho deterioro se produce por varios factores:

  • Sobrepeso del animal: Por lo general, producto de una mala alimentación y sedentarismo.
  • En animales de tallas grandes y/o gigantes
  • El hábitat del animal: Cuando deben estar en superficies duras como cerámicas, mármoles, asfalto, etc. que hacen que el apoyo del animal sea traumático para sus articulaciones.
  • Problemas genéticos: Ej. Displasia de cadera en ciertas razas
  • Edad avanzada
  • Hábitos del animal

Todos estos casos, y muchos otros generan una lesión del cartílago articular, que se vuelve más rígido y luego se reducen los niveles de GAGs (Glucosaminoglucanos) y del colágeno, que forman parte de la estructura del cartílago. Estos compuestos forman una serie de arcos que actúan como un amortiguador: flexionándose y distendiéndose, que absorben de manera atraumática los impactos sobre las articulaciones. Cuando dejan de distenderse comienzan las lesiones, haciéndose crónicas. El cartílago articular se ablanda y se rompe, quedando dentro de la cápsula articular «osteofitos» (trozos de cartílago rotos). La cápsula luego se engrosa y los ligamientos se hipertrofian. Por tales motivos se pierde elasticidad y movilidad articular

Cuando se llega a estos niveles de lesión, por lo general se recurre a tratamientos drásticos como prótesis, reemplazo de articulaciones y hasta amputaciones.

No es posible regenerar el cartílago afectado, pero se puede lograr que las zonas donde ha sido agredido se recubran por una sustancia que amortigüe y ayude al funcionamiento articular.
Ésta es la función de los condroprotectores. Todos estos productos se basan en la adición de dos principios activos: la glucosamina, que tiene función reparadora, y el condroitín sulfato, que actúa como constructor.

La glucosamina:

  • Estimula la fabricación de glucosaminoglucanos (GAGs), de líquidos articulares y de cartílago.
  • Mejora la calidad de los GAG de los cartílagos.
  • Actúa de barrera, como protector natural ante el efecto nocivo de los antiinflamatorios en el
    cartílago (algunos de estos productos aceleran el proceso degenerativo de la articulación).
  • Previene la pérdida de espesor del cartílago.
  • Mejora la movilidad de la articulación.

El condroitín sulfato es el glucosaminoglucano que está presente en mayor concentración en la articulación:

  • Es el que otorga a la articulación de su plasticidad y favorece los movimientos de amortiguación, la elasticidad y la reabsorción de cargas.
    Además:
  • Permite la síntesis de los GAG en los condrocitos.
  • Evita la destrucción del cartílago.
  • Respeta la cohesión articular, es decir, el espacio existente entre las dos partes de la articulación.
  • Estimula la síntesis del líquido sinovial.
  • Mejora la funcionalidad articular. La prevención puede ayudar a evitar algunos de los problemas articulares más frecuentes de los perros y gatos. Para ello, hay que conocer muy bien las lesiones que pueden producirse en función de la edad, la raza, el hábitat, la alimentación y el comportamiento del animal.

La educación del propietario y la advertencia de los riesgos a los que está expuesta su mascota ayudarán a diagnosticar y a tratar las lesiones incipientes o los procesos no muy avanzados. La respuesta a la utilización de los condroprotectoressiempre es positiva. Su utilización nunca es perjudicial y el grado de respuesta depende del deterioro articular, de la función de la articulación y del tipo de animal en el que se administren.

En los últimos años, la condroprotección ha ido evolucionando y hay otras sustancias que actúan en le condroprotección que están presentes en küme y a las que se han encontrado propiedades beneficiosas para actuar en los problemas degenerativos del cartílago:

  • La vitamina C, o ácido ascórbico, que es antioxidante y, por tanto, retrasa la evolución degenerativa.
  • El sulfato de zinc ayuda a los procesos enzimáticos y de síntesis en las estructuras articulares.